Bitcoin, la innovadora criptomoneda

Bitcoin es de código abierto. Usa tecnología peer-to-peer para operar sin alguna autoridad o bancos; la gestión de las transiciones y la emisión de bitcoins es llevada a cabo de forma colectiva por la red. Su diseño es público, por lo que no existe ninguna entidad que controle éste tipo de moneda, y todo el mundo puede participar.

Éste tipo de moneda fue creada en 2009 por Satoshi Nakamoto, un desarrollador o grupo de desarrolladores, que creó la moneda virtual tras el estallido de la crisis económica, con el objetivo de que ésta moneda sustituyese al dinero actual.

Hace un año un Bitcoin costaba poco más de 500 dólares, pero en las últimas semanas, ésta cifra ha llegado a superar los 4000 dólares. España todavía está muy lejos de los países asiáticos, donde su uso es más común.

Sin embargo, desde que el Bitcoin alcanzó el récor histórico, ha comenzado a tener un desplome del 40% desde el pasado 2 de septiembre. En sus caídas se desinfla hasta los 200 dólares, muy lejos de los 4000 dólares que alcanzó a comienzos de éste mismo mes.

El vuelco bajista en la cotización del bitcoin tras pulverizar sus récords, se produjo como respuesta a la decisión de las autoridades de China de prohibir las financiaciones a través de colocaciones de Bitcoins, las denominadas Initial Coin Offering (ICOs).

Este boom ha sido fomentado por la especulación incontrolada, lo que ha llevado a los reguladores a actuar. China ha prohibido las ICO y quiere cerrar todos los mercados de criptomonedas. Reino Unido ha advertido el gran riesgo que supone, y Jamie Dimon, el consejero del delegado de JPMorgan, hizo caer el precio del Bitcoin un 10% el martes al calificar la moneda de “fraude”.

Un riesgo de las ICO es que no se sabe cómo deben ser reguladas, la mayoría carecen de la protección básica que aporta la legislación financiera que rige las OPV, además de los posibles fraudes a los que está expuesta.

Pero los defensores de la moneda digital argumentan que lo más importante es que se ha creado una nueva forma para que las start-ups desarrollen plataformas basadas en cadenas de bloques y otras tecnologías para conseguir financiación mediante el crowfunding en Internet. Hoy en día algunos bancos centrales estudian la posibilidad de crear sus propias criptomonedas basadas en éstas cadenas de bloques, aunque no hay nada decidido.

bitcoin-perfecthue

Deja un comentario