Windows y Linux, por fin unidos.

Dos eventos de la semana permiten reflexionar sobre el enorme cambio que ha dado Windows desde la llegada a la presidencia de Satya Nadella.

El primero es la muerte de Windows 8.1 y, con él, la ambición de Microsoft por entrar en el mercado de la telefonía. Aunque la promesa de un Surface Phone equipado con la actual versión de Windows, Windows 10, aún flota en el ambiente, Windows 8.1 fue la última versión del sistema operativo específicamente enfocada al mercado del smartphone.

Tres años después, Microsoft ha eliminado el soporte para la plataforma. No habrá más actualizaciones. Muchos de los teléfonos Lumia de la última hornada han podido actualizarse a Windows 10 pero pocos usuarios se han animado a hacerlo. La mayoría huyeron hace tiempo a Android o iOS. Hay pocas aplicaciones, poca relevancia y en general la sensación de que Nadella ha dejado morir a la plataforma sin piedad pero también de forma un tanto ambigua.

El segundo, tal vez más importante, es que Windows y Linux ya trabajan juntos. Desde esta semana es posible descargar la distribución Ubuntu desde la tienda de aplicaciones de Microsoft en PCs equipados con Windows 10. En un primer momento sólo podrán hacerlo los usuarios apuntados al programa Windows Insider pero pronto se ampliará a todos los equipos que utilicen la última versión del sistema operativo.

No es una distribución completa de Linux, sino un conjunto de herramientas que pueden resultar útiles para desarrolladores, como una aplicación de terminal y algunas de las utilidades más conocidas (bash, ssh, apt, git…). No se pueden cargar entornos gráficos.

Ubuntu es la primera pero no será la única. Microsoft trabaja también en ofrecer otras distribuciones como SUSE y Fedora, también en el mismo formato de aperitivo. Es un intento de cimentar Windows como la plataforma más versátil para desarrollo y servirá para disuadir a los usuarios más avanzados, en algunos casos, de instalar un segundo sistema operativo en su máquina.

Aún así, Linux en Windows. Quién lo hubiera dicho hace una década.

 

Visto en: elmundo

Deja un comentario